Garrapatas
Garrapatas

¿Qué son las garrapatas?

¿Cómo afectan las garrapatas a la salud de las MASCOTAS?

Dada su condición de artrópodos hematófagos (que se alimentan de sangre) las garrapatas ocupan un importante lugar como vectores o transmisores de enfermedades que constituyen una amenaza para la vida de los animales y de los humanos (zoonosis). De hecho, son los artrópodos transmisores de enfermedades más importantes para los animales.

Debido a su tipo de alimentación, y siempre que el grado de infestación sea alto, las garrapatas pueden provocar en el animal parasitado debilidad, adelgazamiento progresivo, anemia (por la gran pérdida de sangre) e incluso la muerte de la mascota por desangrado o por alguna otra enfermedad a la que queda susceptible debido a su estado de debilidad extrema.

El daño mecánico de la picadura del parásito, sumado a los efectos de las sustancias irritantes de su saliva, provoca lesiones inflamatorias de la piel que se manifiestan con molestia, rascado e intranquilidad. 

Además de estos problemas, las garrapatas ofrecen el riesgo potencial de contagio de distintas enfermedades infecciosas, como:


Piroplasmosis o Babesiosis

Es una enfermedad producida por un parásito que afecta a los perros parasitando su sangre, causando la destrucción de los glóbulos rojos.

Algunas especies de garrapatas son activos transmisores de este parásito llamado Babesia spp.

Se transmite por las garrapatas que se encuentran tanto en zonas rurales como urbanas.

Sin un tratamiento oportuno, la enfermedad puede ser mortal.

Incluso cuando se trata, el perro puede quedar con secuelas renales.

Ehrlichiosis

La Ehrlichiosis es una enfermedad causada por una bacteria llamada Ehrlichia canis, que afecta a perros, gatos y humanos (zoonosis), principalmente por la picadura de garrapatas.

La garrapata, al alimentarse (succionando sangre), transmite la Ehrlichia que infecta principalmente las células blancas de la sangre del animal, provocando en la mayoría de los casos hemorragias severas, acompañadas de otros signos como fiebre muy alta, caquexia (adelgazamiento extremo), aumento de ganglios, anemia, signos neurológicos, ceguera, etc.



Enfermedad de Lyme o Borreliosis

Puede afectar a perros y gatos. La bacteria causante de la enfermedad es la llamada Borrelia, que se disemina por todo el cuerpo.

Es transmitida por las garrapatas que se encuentran principalmente en las zonas boscosas.

La Borreliosis o enfermedad de Lyme es difícil de diagnosticar y puede dejar cicatrices en las articulaciones causando una cojera crónica en el animal afectado.

¿Cómo luchar frente a las garrapatas?

Las garrapatas pueden transmitir enfermedades mortales para su mascota. El riesgo de transmisión de las enfermedades ocurre mayoritariamente durante las primeras 48 horas después de la fijación de la garrapata en la piel del animal.

Para limitar este riesgo, es prioritario un cuidado correcto y una prevención efectiva. Las garrapatas se encuentran presentes en el medio ambiente durante todo el año, por lo tanto no hay que esperar a visualizarlas en el animal para efectuar una correcta prevención.

Los dos puntos estratégicos de control de las garrapatas son: empleo de acariciadas que eliminen las garrapatas en los animales así como medidas aplicadas en el medio ambiente.






Utilización de un antiparasitario con acción frente a garrapatas

La aplicación preventiva de FRONTLINE COMBO® en la mascota durante todo el año, y una correcta higiene ambiental con el fin de evitar graves infestaciones, son claves con la llegada de los primeros calores de la primavera. Es conveniente que el dueño de la mascota realice un programa de control mensual del parásito con FRONTLINE COMBO®.

Saber más sobre la acción de FRONTLINE COMBO® sobre las garrapatas

Control ambiental de las garrapatas

En cuanto al control ambiental, se recomienda tomar las siguientes medidas: para aquellas garrapatas a las que les gusta el medio ambiente interior, pasar regularmente la aspiradora tanto en las alfombras como debajo de los sillones y muebles del hogar. Lavar con frecuencia la cama de la mascota o los caniles en el caso de criaderos. Hay que tener presente que una larva puede sobrevivir sin alimentarse durante casi 1 año y que las garrapatas adultas trepan hasta un metro del suelo, por lo que se debe fumigar las paredes y grietas hasta esa altura.

Muchas garrapatas prefieren el medio ambiente exterior y se hallan sobre la vegetación. Así, si vive en una finca es conveniente mantener el césped corto. Evite que su perro o gato vaya a terrenos abandonados u otros lugares donde pudiera haber campos y/o arbustos. Si pasea con su mascota en espacios públicos o por algún lugar agreste (bosque, campo) se aconseja revisar el pelaje del animal al regresar a su casa.

¿Qué debo hacer si le encuentro una garrapata a mi perro?

En primer lugar, no es conveniente arrancarla ya que de esa forma lo único que se logra es eliminar sólo una parte del cuerpo, quedando todavía el resto del parásito adherido al perro, lo que puede provocarle infecciones. Nunca se debería intentar soluciones caseras como quemar el cuerpo de la garrapata con un fósforo o aplicarle keroseno o algún otro producto tóxico.
También hay que tener presente que la sangre ingerida por la garrapata puede transmitir enfermedades contagiosas al humano, por lo que, antes de manipularla, es necesario protegerse las manos con guantes de goma y preferentemente usar una pinza.

Lo ideal es aplicar FRONTLINE® Spray siguiendo las “instrucciones de uso” que figuran en el prospecto, esperar unos minutos y luego intentar retirar la garrapata colocando la pinza lo más cerca posible de la unión del parásito con la piel de la mascota.


Esta maniobra debe realizarse con un movimiento suave pero sostenido y siempre en dirección recta, nunca retorcer el cuerpo del parásito porque de esa forma se desprenderá sólo una parte quedando el resto dentro de la piel de la mascota.

Una vez despegada la garrapata, se debe poner en un recipiente con alcohol para matarla y destruir sus huevos. Nunca intente aplastarla o pisarla, tampoco la tire directamente en la basura o en el lavabo, porque de esa manera el parásito continúa vivo y puede seguir reproduciéndose.

Es conveniente desinfectar la lesión que dejó el aparato bucal del parásito en la piel de la mascota ya que puede ser puerta de entrada para infecciones bacterianas e incluso para que ciertas moscas pongan allí sus huevos, en particular durante el verano.

A pesar de no verlas, ¿las garrapatas pueden persistir en el ambiente?

Sí. Hay que tener presente que, aunque para muchas garrapatas, los meses cálidos presentan las mejores condiciones ambientales para su reproducción, cuando el medio no le es favorable tienen la capacidad de disminuir su metabolismo y entrar en un periodo de latencia que les permite sobrevivir hasta más de 250 días sin alimentarse. Es decir que, una vez terminado el calor del verano, las garrapatas pueden perfectamente mantenerse en espera en las áreas infestadas, siempre que no se realice ningún control, hasta que comiencen los primeros días cálidos de la próxima primavera donde nuevamente resurge un problema que se pensaba solucionado.

¿Cuál es la mejor forma de controlar las garrapatas?

De acuerdo con estudios científicos de comparación de eficacia entre algunos de los productos comerciales utilizados para prevenir y controlar las garrapatas, los perros a los que se aplicó FRONTLINE COMBO® tuvieron menos garrapatas que los grupos de animales a los que se les administró otro tipo de antiparasitario (a los 28 días de aplicación).
La excelente persistencia del poder de acción de FRONTLINE COMBO® se debe a ciertas características químicas de la molécula de este producto (el  Fipronil) que hace que permanezca sobre la piel del animal durante un período mayor que otros productos.
Por su mecanismo de acción, FRONTLINE COMBO® ataca selectivamente al sistema nervioso central de las garrapatas y pulgas por lo que no ofrece ningún riesgo para la salud de las mascotas. De hecho, el FRONTLINE® Spray se puede utilizar en cachorros y gatitos desde los 2 días de edad y toda la gama FRONTLINE® puede usarse en hembras gestantes y lactantes.

Consulte con su veterinario acerca de la forma correcta de aplicación de FRONTLINE® en cualquiera de sus presentaciones y de la frecuencia de los refuerzos con este producto.